miércoles, 11 de enero de 2012

La palabra de los presos acerca de lo sucedido en Corrientes

Nota de opinión de los presos de la Unidad Penal 1 de Corrientes sobre los incidentes ocurridos en este penal.
CTES.11/01/2012

Dado los recientes hechos sucedidos en este establecimiento penal ubicado en Av. 3 de Abril 057 de la ciudad capital de Corrientes, es necesaria la voz proveniente de los internos que aunque ajenos al suceso, no desconocen los pormenores que desembocaron en la trágica noche de ayer 10 de enero de 2012, que por poco no acabo con un saldo fatal.

Poco después de las 21:30 hs por cuestiones que nada tienen que ver con el cobro del peculio como trascendió por fuentes oficiales, sino por cuestiones internas que se vienen arrastrando desde hace varios meses y de las cuales el Servicio Penitenciario tiene pleno conocimiento, ya que no hace más de un mes sucedió algo muy parecido contra el mismo pabellón(6), traído a victima por los hechos, acontecidos en esa fecha anterior y en esta ocasión; es que se desato una batalla campal donde hubo palo, piedras y posiblemente armas blancas.

La irascibilidad de la población viene aparejada con el trauma que suponen las fiestas en esta condición “legalmente” alienada de libertad, sumada a la inactividad del mes de enero, mas la falta de acontecimientos que distraigan a estas personas que por su anormal instancia de privado de la libertad, tienden a polarizar las emociones en un sentido violento e irracional para el común de la gente pero muy lógico para esta realidad donde “tu amigo hoy es tu enemigo mañana”, por cualquier motivo o circunstancia, propia directa o indirecta a ambos lados. Donde el respeto es a raja tabla, y quien vulnere ese código mínimo, es cruelmente castigado o en el mejor de los casos echado del lugar. Fue siguiendo esta lógica propia de estos lugares de detención que ocurrieron los hechos de ayer. Por otro lado cabe dejar en claro que en un establecimiento penitenciario pequeño como es este en cuestión, de apenas cuatrocientos y pico de personas, el servicio sabe hasta el mas mínimo detalle de lo que ocurre, y tranquilamente podría haber previsto alguna medida para que esto no llegase a lo que al fin llego, y que de milagro no ocurrió una fatalidad.

Por parte de la mayoría de los internos que solo buscan cumplir con su obligación adquirida socialmente, por haber cometido un delito y por el cual han sido condenados, y estan purgando condena. Es bueno que la sociedad sepa y que el estado sepa que en ningún párrafo de la ley contempla nada mas allá de la privación de la libertad como amedrentamiento pasivo, ni siquiera admite castigo alguno para un ciudadano errado en sus actos, mucho menos contempla la privación de la vida, ni el mutilamiento, ni la tortura, mientras se esta bajo la tutela del estado en la orbita judicial. Por lo que cualquier circunstancia acontecida dentro de un penal a entender de los internos que cumplen con su pena y buscan reinsertarse en la sociedad, es total y clara responsabilidad de las autoridades estatales. Y que queda en el accionar particular de cada interno llegada la circunstancia de ser herido, torturado y en su defecto si fuera muerto pagando una pena de privación de la libertad,(la de sus familiares) el accionar puntualmente contra el estado, judicialmente, ya que según la ley debe salvaguardar la integridad del reo, para su devolución al ámbito de libertad cuando la justicia lo crea posible en caso de gozar algún beneficio o al purgar el total de la condena impuesta. Donde “repetimos” no obra en actas la tortura, mutilación o muerte del condenado. Internos de la Unidad Penal 1

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada